Dale valor a tus tatuajes, parte II

¿queires saber como negociar el precio de un tatuaje?

En el anterior artículo de esta serie vimos algunas variables que influyen para obtener una verdadera rentabilidad y además hacer que tu nombre sea mejor cotizado en el mundo del tatuaje. En este verás cómo calcular un precio en base a una serie de factores. El precio lo pones tú porque eres la persona que conoce el mundillo mejor que nadie.

En el anterior artículo de esta serie vimos algunas variables que influyen para obtener una verdadera rentabilidad y además hacer que tu nombre sea mejor cotizado en el mundo del tatuaje. En este verás cómo calcular un precio en base a una serie de factores. El precio lo pones tú porque eres la persona que conoce el mundillo mejor que nadie.

Además, si te quedas hasta el final del artículo verás cómo negociar el precio al charlar con tu cliente.

  1. Factores que influyen en el precio del trabajo:

A parte de todos los factores previamente nombrados, relativos a tu carrera como tatuadora o tatuador, así como al tiempo que lleves tras la máquina de tatuar, se unen los que tienen que ver con el tatuaje que vayas a hacer.

Los siguientes factores hacen que varíe la complejidad a la hora de trabajar el tatuaje así como el tiempo que le dedicaras.

Es importante aquí señalar que hay tatuadores que cobran un precio fijo, dependiendo también del diseño y otros que cobran la hora de trabajo. Esto dependerá de tu criterio y de ir probando lo que mejor te funcione. Lo primero es buscar tu comodidad a la hora de trabajar.

Pero pasemos ya a los factores condicionantes del tatuaje a realizar

– Tamaño del tatuaje:

Casi no hace falta que se diga que no es lo mismo hacer una pieza entera (por ejemplo, todo el antebrazo) que un diseño pequeño destinado a la muñeca, pero sí debe quedar claro igualmente a quien pida el tatuaje. Ya que no sólo la elaboración del tatuaje lleva tiempo, sino que además si es un trabajo personalizado el propio diseño conlleva un esfuerzo extra.

En caso de ser un diseño personalizado, haz saber a tu posible cliente que se va a llevar un diseño hecho a medida y que esto lleva implícito dibujarlo y ponerlo a punto.

– Complejidad del diseño:

En relación a lo que nombramos en el anterior punto, con tatuajes personalizados, un factor importante a considerar es el diseño. A mayor complejidad (tanto al dibujar sobre papel como sobre la piel), mayor será el precio. No es lo mismo hacer un tatuaje de línea que un tatuaje con efecto acuarela, ya que ambos llevan un proceso totalmente distinto. A esto hay que añadir, como ya vimos, el tiempo que cada uno de los diseños conlleva.

– Zona del cuerpo:

Piensa por ejemplo en un tatuaje hecho en las costillas. Es una zona sensible y elástica por naturaleza, por lo tanto, es la mayoría de los casos resulta muy complicada de tatuar. Asi mismo existen zonas que requieren menos esfuerzo físico, de tiempo y materiales que te permitirá determinar el precio que quieras darle al trabajo realizado.

– ¿Monocromático o con varios colores?

Otro factor es la tinta. Dependiendo de si usas un solo color o varios, invertirás más tiempo y dinero en hacerlo, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de negociar el precio del trabajo. No sólo hay que pagar la tinta. También hay que cambiarla y eso también se traduce en más tiempo de trabajo.

  1. Cómo negociar un buen precio:

Lo más probable es que nos encontremos con todo tipo de usuarios  que entren en tu estudio en busca de un símbolo que le evoca alguna emoción, recordar algún momento de su vida importante, compartir una experiencia con amigos, etc. Las razones son muchas.

Lo primero es ponerse en el lugar de la persona, conociéndola por medio de preguntas que te hagan saber qué busca y qué cosas valora en un tatuador, tales como la calidad, la dedicación etc.. Al mismo tiempo es importante verificar si está familiarizado con los precios y comentarle como es tu trabajo y los factores que determinan el valor de tus tatuajes.

Un verdadero profesional del tatuaje es quien es capaz de ver la importancia de su trabajo. Es normal, que si estas comenzando sea un poco más difícil, sin embargo poco a poco irás adquiriendo confianza y será más fácil valorar tu trabajo. Un paso inicial es comparar los precios del mercado y crearte tu propio criterio evaluando todas las variables en juego.

En muchos estudios ponen un precio inicial solo por montar la máquina. Esto quiere decir que el precio base es entre 50 y 70 euros por ejemplo y va a costar lo mismo un punto en el dedo meñique que una figura simple de algunos centímetros. Todo depende de ti.

La gran pregunta no es realmente cuánto estaría dispuesto el cliente a pagar, sino cuánto valora su piel y cuanto tu valoras tu trabajo. Una buena charla en la que se toquen los puntos claves hará reflexionar a la persona acerca de la importancia de pagar bien el trabajo, ya que a veces lo barato sale caro. Y cada vez más la gente está más conciente de lo que esto significa.

Si tu valoras tu trabajo los otros también lo harán.

Así pues, ¿cuánto valora su piel las persona que entran a tatuarse contigo? ¿Y tú?, ¿qué precio le pondrías a tu trabajo?.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies